Somos papás primerizos, Hasta ahora solo Tenemos a Daniel, nuestro primer  bebe de 6 meses quien como todos los bebés vino al mundo sin manual de instrucciones, sin embargo   durante este tiempo hemos recibido muuuuuchos  consejos,  los solicitados a personas de nuestra confianza y los invasivos, irritantes y no pedidos.

¿Lo vas a amamantar cada vez que quiera? lo vas a criar como un desordenado, ¿se sigue despertando por la noche? lo están mimando demasiado, ¿no duerme con ustedes en la cama? se va a sentir muy solito, lo bañan en la noche cuando el papá llega del trabajo? se les va a enfermar por el frío, pero que inconsciencia ¿comenzaste a darle sopitas?, el  mío comenzó con fruticas y su pediatra es maravilloso ¡hasta escribió un libro!, ¿Qué no usa chupón? Se va a chupar el dedo,  ¿le das chupón? le estas creando una dependencia…imaginamos que esto seguirá e irá creciendo con él y con nosotros.

Después probablemente será… ¿Cuándo van a tener el hermanito?, ¿todavía no le han quitado los pañales?,  ¿lo van a meter en ese colegio?,  ¿todavía lo ayudan con las tareas?,   lo van a dejar ir a esa fiesta?, ¿se llevan a la playa al novio?, ¿esa carrera en la universidad no es como extraña? etc etc etc.

Seguro ustedes tendrán  mil ejemplos  más de sugerencias y críticas y la verdad muchas pueden ser válidas en la circunstancia particular de quien provienen. Pero en esto de la crianza parece que no hay absolutos, certezas, ni nada que inmunice contra el error.

Sin embargo, podemos quizás hacernos la pregunta, sobre cómo queremos y creemos que es nuestra manera de criar a nuestros hijos, sabiendo que no es ni la única, ni la perfecta, ni la mejor.

Despedimos este post con Laura Gutman psicóloga argentina, quien nos dice: “hay millones de buenas maneras de criar a los hijos, tantas como padres hay en el mundo, en la medida en que lo practiquen con total sinceridad consigo mismos”