FAMILIAS DEMOCRÁTICAS PARA SOCIEDADES DEMOCRÁTICAS. Y si…ahora, más que nunca. Porque es en las familias en las que puede aprenderse de primera mano que el poder no tiene porqué estar encapsulado, que el poder no es absoluto, que los padres podemos equivocarnos y aprender del error, que el reconocer el mismo nos fortalece como figuras de autoridad, en lugar de debilitarnos, que la existencia de reglas y acuerdos facilita el ejercicio de la libertad, que desde nuestras diferencias podemos respetarnos, que el problema no es que tengamos problemas, sino como dirimimos los conflictos desde el respeto, la escucha y la colaboración mútua.
Los beneficios de la crianza democrática en contraposición a la autoritaria y la permisiva o abandonante serán otros de los tópicos que desarrollaremos, acompañados como siempre de buena musiquita.

> ESCUCHAR PROGRAMA <